Si de lugares turísticos se trata, la Calle Arístides Villanueva, conocida como ¨La Arístides¨ lleva ya mucho tiempo siendo el centro de encuentro no solo de miles de mendocinos, sino también de turistas que llegan a Mendoza buscando una propuesta nocturna que los sorprenda.

 Una calle de 10 cuadras, repletas de bares, restaurantes, comercios de ropa, entre otros, llaman la atención de los cientos de extranjeros que recorren la ciudad de Mendoza.

 Y ni bien comenzamos a recorrer esta calle, nos encontramos con unos de los bares más populares de la zona: Beerlin. Un bar de estilo clásico, caracterizado por brindar a sus clientes cerveza tirada y otras bebidas alcohólicas diseñadas por la reconocida bartender mendocina Sabri Rodriguez Cuack.

 Beerlin se convirtió en el primer bar de la Arístides en tener su propia fábrica de cerveza artesanal dentro de su local, lo que le aporta un valor diferencial notable a la hora de degustar la cerveza.

 Para aquellos que les gusta disfrutar al máximo de las últimas horas de la tarde, Beerlin brinda a sus clientes una amplia propuesta gastronómica, compuesta por hamburguesas, pizzas, empanadas y diferentes entradas irresistibles.

 Para no perder la costumbre, Andrés Civit, propietario del local, invita al público mendocino y a turistas, a disfrutar de la música electrónica los días jueves, con una propuesta divertida, denominada Beerlin Club, donde cada jueves, asiste un DJ diferente que se encarga de ponerle música a la noche mendocina.

 Adaptándose a las nuevas tendencias, Beerlin incorpora en su carta el Gintonic Tirado: un cocktail servido al mejor estilo de la cerveza artesanal.

 Sin dudas, un lugar ideal para disfrutar de una tarde noche mendocina con onda y un clima agradable para compartir con amigos.